domingo, 10 de diciembre de 2017

LA CARICIA DE LA BESTIA de Cristina C. Pombo


Título: La caricia de la bestia

Autora:  Cristina C. Pombo

Editorial: Espasa

Primera edición: 2017

Nº de páginas: 437

ISBN: 9788467050424

Género: Negra, thriller



Autora

Cristina C. Pombo (Ourense, 1977) estudia música en el Conservatorio y se forma como filóloga y actriz. Escribe y dirige pequeñas obras, trabaja como profesora, monologuista, camarera… y aprovecha su tiempo libre para escribir. Tras varios años, retoma su formación haciendo un máster de Guion Audiovisual y pronto empieza a trabajar directora artística y guionista de cine y televisión (Los Hombres de Paco, La Pecera de Eva…). En la actualidad combina la docencia de letras y música con la escritura y revisión de guiones, escribe artículos para La Región y Pikara Magazine. Así mismo tiene una novela publicada, El Sueño Mentiroso, primera parte de una trilogía.

Sinopsis

En un bosque solitario, dos adolescentes son brutalmente atacados por un ser de una fuerza sobrenatural. En su declaración, ambos sostienen que el agresor es un zombi.

La inspectora Laura Tébar es encargada de la investigación. Se trata de una profesional de 55 años, brillante, solitaria y con un carácter temible forjado en un pasado lleno de errores imposibles de remediar. Se la respeta y se la teme a partes iguales. Con Tébar, y a su pesar, comienza a trabajar el subinspector Merino, un joven tan inexperto como intuitivo y motivado.

Los dos no pueden ser más opuestos y no tardan en chocar. A través de la novela, el lector asistirá a un auténtico tour de force entre ambos personajes, que pasarán lo suyo antes de permitirse el mínimo respeto mutuo que les permita colaborar y enfrentarse a unos seres tan misteriosos como violentos, que atacan desde lo más profundo del bosque, parecen invulnerables y desaparecen sin dejar rastro.

Opinión

Hoy traigo un libro de esos que en principio descartas por una sola palabra en su sinopsis y que luego te llenan de prejuicios por un montón de coincidencias, precisamente por dicha sinopsis, pero leyendo alguna reseña me sorprendió mucho el sitio donde tenía lugar la acción y es que es un pueblo y sierra conocidos y muy queridos por mí, y si el libro necesitaba un entorno especial este enclave era el idóneo, así que cuando se me ofreció la oportunidad de leerlo no me lo pensé, y no me arrepiento para nada. He pasado muy buenos ratos.

La novela comienza con un tonteo entre dos adolescentes que van a pasar un buen rato en un bosque de la Sierra de Grazalema. Un beso lleva a otro y cuando la cosa se está poniendo más interesante ven que algo se acerca a ellos e intenta agredirlos, ese algo no se puede definir como otra cosa que un zombi, algo que los aterroriza y deja en shock, algo que se ve refrendado por el ataque en toda regla que sufre el chico que pierde parte de su rostro en el ataque.

La inspectora Laura Tébar que llevará el caso está de mala uva, bueno de hecho ya la trae de serie, porque se ha quedado sin su compañera que está de baja, Elena Diéguez y tiene que aguantar como nuevo compañero, nada más y nada menos que ¡a un hombre!, el subinspector David Merino, Cons como apodo, un chico vasco, seriote y con aspecto de perro flauta, para colmo inteligente y con una rasta, cosas que ella no piensa aguantar ni por un momento. El enfrentamiento dialéctico no se hace de esperar y pronto se declararán guerra abierta por sus métodos y formas de ser.

La muerte del zombi hace que se esclarezcan algunos términos y otros queden aún más en una intriga al no tener una explicación lógica y racional. Cuando se produce un nuevo ataque, la cosa se complica y de qué forma, porque la cosa no se queda entre las paredes de la comisaría, sino que salta a la calle, no es muy difícil al ser un pueblo tan pequeño y lo que es peor, la prensa comienza a hacerse eco de esto y hay órdenes de arriba de cerrar el caso de forma fulminante. Por supuesto nuestros personajes, cabezotas como ellos solos no van a hacer caso de las órdenes y seguirán investigando hasta dar con la solución de un caso ciertamente escabroso.

El caso, la evolución de este y la racionalización de los sucesos me han dejado muy satisfecha por cómo los resuelve la autora, pero lo que más me han gustado han sido los personajes, Tébar y Merino son unos protagonistas de armas tomar, están perfilados de una forma fantástica y aunque pudiese parecer que están llenos de estereotipos, nada más lejos de la realidad. Rompen con todo, ella con su forma de ser arisca, cabezota poco sensible a lo que podríamos llamar feminismo, con una cierta edad, intentando luchar por un lugar que se ha ganado a pulso a fuerza de ser la mejor, él con su carácter dócil y tímido hasta que le tocan las narices, solo y desubicado e intentando encajar en un lugar en el que no lo tiene nada fácil.

Las batallas dialécticas son fantásticas, a lo mejor poco reales, pero me han resultado creíbles, los momentos de tensión sexual no resuelta llenos de ironía y humor me han hecho soltar más de una carcajada, la ruptura de clichés con respecto a la edad y al sexo me han encantado, los equívocos, las casualidades y todo aquello que no forma estrictamente parte del caso me ha gustado mucho, son cosas que enriquecen la trama, una trama que va de menos a más y que coge velocidad a partir de la tercera parte del libro y que sencillamente no puedes dejar de leer.

No solo es divertimento, hay mucha crítica encubierta hacia muchos temas, sobre todo al machismo, haciendo uso del mismo para que sea más corrosivo, a la familia, esa famila fantástica y estructurada que no existe, la corrupción y la sociedad, así como a otros temas sobre los que hila muy fino.

Ahora ya con la perspectiva del libro leído, me parece que el lugar escogido para llevar a cabo la acción no podría ser otro, y agradezco sinceramente a la autora que haya escogido como escenario el sur, porque el sur también existe y aquí también se pueden llevar a cabo crímenes y una buena novela negra.

Si estáis buscando una novela entretenida, con intriga y que se salga de lo habitual, de gran mérito hoy día en el que tan difícil es dar con algo que se salga de lo marcado, aquí tenéis una buena oportunidad para pasar un buen rato. Personalmente espero que la autora vuelva a utilizar a esta pareja protagonista porque considero que pueden dar mucho juego aún. Son una pareja cañera.

“¿De verdad la gente está aplaudiendo a unos gráficos que lo único que demuestran es que ahora la mujer, además de seguir haciendo casi todas las tareas relacionadas con la crianza de los niños y el mantenimiento del hogar, sigue sin ser más que un mísero porcentaje en los puestos de poder?”

…“Sabe que en todas las instituciones, en todas, hay gente corrupta, gente que, por una cantidad razonable de dinero, puede saltarse las normas y colaborar para que otra gente, igual de corrupta que ellos, pero con más poder, se salga con la suya. “

Gracias a Cristina y a la editorial por el ejemplar.


Saludos y a disfrutar leyendo.