sábado, 15 de abril de 2017

MAYO. MES DE LA METALITERATURA.

Una vez más Laky del blog Libros que hay que leer trae su mes temático en este caso  el mes dedicado a la metaliteratura, o sea libros que tengan protagonistas otros libros, su proceso creativo o bien  de escritores, de lectores y demás.

Tengo en mis alforjas literarias varios libros que se pueden encajar en este mes y aprovecharé para leerlos y reseñarlos.

Es un reto que me apetece y que seguro que disfruto.




Aquí iré enlazando mis reseñas para que podáis encontrarlas.

1. 


Saludos y a disfrutar leyendo.

martes, 11 de abril de 2017

EL LADRÓN DE VÍRGENES de David de Juan Marcos



Título: El ladrón de vírgenes

Autor: David de Juan Marcos

Editorial: HaperCollins Ibérica

Nº de Páginas: 256

Primera edición: 1 de marzo de 2017

ISBN: 9788491390466

Género: Narrativa, intriga.




Autor

David de Juan Marcos, nacido en Salamanca en 1980, es licenciado en Biología por la Universidad de Salamanca y máster en Gestión y Conservación de la Naturaleza y en Desarrollo Sostenible. A lo largo de su vida profesional ha trabajado como técnico de espacios naturales y como consultor medioambiental tanto en España como en el Reino Unido. Actualmente es profesor de educación secundaria e imparte clases de ciencias y de inglés.
En su faceta literaria ha visto premiados y publicados la mayoría de sus relatos, entre los que podemos encontrar Mi niño viejo (Premio Internacional de Relatos Cortos Cruzando Culturas), De piratas y ladrones (Certamen Internacional Relatos Cortos, Cortos), El día que nevó sobre el naranjo (Ediciones La Palma, Fundación Antonio Gala) y Desencuentro, que forma parte del libro Cuentos para sonreír. Antología (Editorial Hipálage, 2009).
En 2005 con su primera novela El baile de las lagartijas es galardonado con el Premio Internacional de Novela Ciudad de Valencia Vicente Blasco Ibáñez. La mejor de las vidas fue su segunda novela.


Sinopsis

«Cómo iba a saber que aquel hombre traía la muerte consigo. Debí darme cuenta por su olor a cebolla rancia. Debí darme cuenta cuando la leche cuajaba a su paso en los cubos de metal. Cuando las palomas morían desplumadas por la tiña, o porque allá por donde pasaba doblaba los racimos y dejaba una pestilencia a plomo de preludios de tormenta de verano.
He de reconocer que en nuestras pesadillas siempre supimos que volvería, que algún día subiría el caminito en forma de culebra cercado de castaños y sus botas embarradas cruzarían con un ímpetu desordenado la única puerta de la casa por donde entraba el sol. Se sentaría en la mesa de tarugos sin pulir con la cuchara de latón y esperaría a que se le sirviera de comer como si nada hubiera pasado.
Como si no nos hubiera arrancado la alegría del pecho. Era mi padre».

Después de quince años de misteriosa ausencia, Andrés Pajuelo regresa a su casa para proyectar el robo de una serie de valiosas obras de arte religioso. Para ello necesitará la ayuda de sus dos hijos, del melindroso prometido de su hija y de un enigmático gigante experto en teología y en arte sacro. Cuando todo parece estar listo para ejecutar el último y más lucrativo de los robos, es acusado de varios asesinatos. Para sorpresa de toda su familia, Andrés reconocerá al instante su culpa ahorcándose en público.

El ladrón de vírgenes es una reflexión sobre las mentiras que encierra toda religión y sobre la importancia de la religiosidad en la condición humana. Un análisis sobre los límites de la traición, la lealtad y la fuerza de las promesas. Un certero homenaje a la tradición oral de contar historias.

Opinión

Cuando me tocó este libro de David de Juan Marcos me dio un alegrón, porque el año pasado leí La mejor de las vidas, también en una lectura conjunta y lo disfruté mucho por su prosa poética y por el carácter reflexivo e intimista de la historia
.
En este caso el tipo de novela cambia bastante, llevándonos a una novela de intriga, pero con esa forma de narrar que ya va siendo marca de la casa y que se desliza llena de frases y reflexiones que te acompañan y las guardas.

Aquí la narración nos la hace Cirilo en primera persona, casi un niño cuando ocurren los hechos. Para él y para la familia es un impacto total la llegada del padre ausente. Lo que hasta ahora había sido una sombra que se cernía sobre ellos y sobre la actitud de la gente con ellos por ser familia de Andrés Pajuelo. Todos tienen mucho que decir y sin embargo cuando como si nada aparece quince años después, todos tragan y lo incorporan a su vida, a pesar de que les dará un enorme vuelco.

Viene acompañado de un gigantón amable y bonachón, Julio Ramón, que parece adorarlo y a través del que con numerosas y trascendentales charlas, Cirilo se enterará de una parte del pasado de su padre. Julio Ramón era un sacerdote católico que perdió la fe en la iglesia y la abandonó, Andrés Pajuelo lo reclutó como experto en arte para su banda de expoliadores de iglesias que es en lo que se ha convertido. Pero para su próximo gran golpe necesitará aún más ayuda, así que reclutará a la fuerza…o no, a su hijo mayor Matías y a un pobre bobo novio de su hija Valeria, Jacinto el Mulas  obsesionado por ser aviador que vive siempre dándole cuentas de todo a su madre.

El miedo al recién aparecido se instala en la casa y todos acatarán las órdenes de ese baile que ha orquestado Andrés alrededor de sus chanchullos con el padre Honorio mientras busca un tesoro que se encuentra escondido en viejas iglesias de la comarca.

La desaparición de dos gemelas, Leonor y Analía será el detonante final que hará que la acción se precipite.

Tras esa trama de ladrones de arte se esconden unos sentimientos tan viejos como el mundo, amor, venganza y ambición, y con ellos el autor hace una incisiva crítica al expolio al que ha sido sometido el patrimonio de numerosos lugares por parte de desaprensivos que únicamente buscan el lucro personal ya sea en forma monetaria o en forma de ascensos y prebendas. La vergüenza y la venganza serán también los protagonistas de esta historia que no tiene una ubicación precisa ya que está situada en todos los lugares de esa España profunda, en una posguerra llena de prejuicios y odios.

Es también una novela de personajes muy bien trabajados y dotados de características inherentes a la naturaleza humana, con aristas y recovecos que nos muestran que en las personas las cosas no son blancas o negras, sino que están dotadas de un amplio espectro de grises.

El final es sorprendente y estremecedor, y te deja con un sabor amargo como corresponde al drama que se esconde entre sus páginas.

En definitiva, lo que vais a encontrar es un libro de intriga y acción, pero con mucha reflexión, con un ritmo que te hace querer devorar las páginas, pero con una prosa llena de riqueza que hace que tú misma bajes la marcha para ir dejándote llevar, dejándote seducir por su danza armoniosa de palabras y que te regalará frases que seguirán contigo mucho después de finalizarlo. Un placer que realmente he disfrutado mucho.


“La historia la cuentan los vencedores, pero los sueños los guardan los vencidos.” 

“Sus silencios eran barricadas y su voz el arma arrojadiza del que se sabe dueño de todo su poder.”


“, escupió la vieja su rabia contra el suelo, y a los guardias les entró la duda del que ostenta todo el poder pero no sabe mandar.”

Muchas gracias a los blogs organizadores de la lectura conjunta y a la editorial y al autor por el ejemplar.

Saludos y a disfrutar leyendo.



domingo, 9 de abril de 2017

UN LUGAR A DONDE IR de María Oruña

Título: Un lugar a donde ir

Autor: María Oruña

Editorial: Destino

Colección: Áncora & Delfin

Primera edición: 21/02/2017

Páginas: 518

ISBN: 9788423351855

Género: Policiaca




Autora

María Oruña (Vigo, 1976), gallega de padre cántabro, desde pequeña visita con frecuencia Cantabria. Allí ha ambientado Un lugar a donde ir y su novela anterior, Puerto escondido (Destino, 2015), un exitoso debut en el género negro que ha sido traducido al alemán, el francés y el catalán. En ambas novelas los protagonistas son los paisajes cántabros y el equipo de la teniente Valentina Redondo, que se ha ganado el cariño de miles de lectores. Oruña es abogada y actualmente compagina esta profesión con la escritura. Ya está trabajando en su próxima novela. 


Sinopsis

Han transcurrido varios meses desde que Suances, un pequeño pueblo de la costa cántabra, fuese testigo de varios asesinatos que sacudieron a sus habitantes. Sin embargo, cuando ya todo parecía haber vuelto a la normalidad, aparece el cadáver de una joven en La Mota de Trespalacios, un recóndito lugar donde se encuentran las ruinas de una inusual construcción medieval. Lo más sorprendente del asunto no es que la joven vaya ataviada como una exquisita princesa del medievo, sino el objeto que porta entre sus manos y el extraordinario resultado forense de la autopsia.

Cuando hasta los más escépticos comienzan a plantearse un imposible viaje en el tiempo, comienzan a ocurrir más asesinatos en la zona que parecen estar indisolublemente unidos a la muerte de la misteriosa dama medieval.

Mientras Valentina Redondo y su equipo investigan los hechos a contrarreloj, Oliver Gordon, ayudado por su viejo amigo de la infancia, el músico Michael Blake, buscará sin descanso el paradero de su hermano Guillermo, desaparecido desde hace ya dos años, y descubrirá que la verdad se dibuja con contornos punzantes e inesperados.



Opinión

Este libro que traigo hoy llegó a mis manos gracias a los sorteos exprés que se han llevado a cabo dentro de la locura que está siendo la Yincana Criminal 2017, una locura que tan buenos ratos nos está haciendo pasar.
Valentina Redondo y Oliver Gordon, los protagonistas de Puerto escondido, la anterior novela de esta autora, están intentando consolidar su relación a pesar de los miedos de ella. La casa rural de Oliver, Villa Marina, está yendo viento en popa gracias al buen hacer de su amigo, el músico Michael Blake que pone su granito de arena en las comidas y en el ambiente sonoro.

Todo va bien aunque Oliver está muy preocupado por la desaparición de su hermano Guillermo que hace ya dos años que no da señales de vida, por lo que además de las indagaciones que está haciendo la policía, él comenzará a realizar las suyas propias, también con la ayuda de su amigo.

Mientras tanto Valentina se enfrenta a un asesinato muy impactante en el que encuentran a una mujer con ropajes medievales en mitad de las ruinas de la Mota de Trespalacios, la puesta en escena es espectacular y el cadáver no presenta ningún tipo de herida ni marcas en su cuerpo, y todos empiezan a hablar de ella como la princesa medieval que parece haber traspasado una puerta del tiempo.

Pronto aparecerá otro cadáver, en este caso el de un hombre, en las marismas de Oyambre, y que tendrá un punto en común con la princesa de la Mota, lo que les hará plantearse que pueda tratarse de un asesinato en serie, con el problema añadido de que los lugares donde han aparecido son bastante emblemáticos, la prensa pronto se les echará encima y los principales sospechosos se encuentran entre los cientos de asistentes a un Congreso de Internacional de Espeleología, que se está celebrando en la Universidad de Comillas. Todo un reto de diplomacia y buen hacer para no dejar en mal lugar a todas las instituciones que se hayan implicadas.

La autora nos va a llevar de la mano en la investigación en tiempo actual, y a la vez nos va a llevar al pasado donde se gestaron las amistades de los protagonistas, sus excursiones y sus retos. Un paseo turístico e informativo que en mi caso me di tras haber terminado la lectura. Siempre me gusta imaginar y luego comparar con los lugares reales, nunca al revés.

Las piezas del puzzle las va ir encajando de forma minuciosa e inteligente haciendo que no solo disfrutes de la lectura con la intriga de la resolución de los casos, sino con toda la información que aporta de lugares, unos conocidos y otros no tanto. El paseo por Puente Viesgo, sus cuevas y grutas que yo ya conocía, han supuesto un plus para mí, como ocurre siempre que reconoces el lugar donde se lleva a cabo alguna escena. Aquí quizá ha pecado un poco de exceso de información, que quizá no hubiese sido necesaria, y que en algún momento me ha enlentecido la lectura, pero a pesar de todo ha sido muy interesante.

En resumen con Un lugar a donde ir nos vamos a encontrar una novela policiaca muy bien trazada y armada, con unos personajes bien descritos, tanto principales como secundarios, un paseo por Cantabria y sus paisajes que hacen que la lectura se haga muy amena y agradable, y que hace esperar que haya una nueva entrega con los mismos personajes. Os lo recomiendo.

Con esta novela participo en la Yincana Criminal 2017, en la casilla correspondiente a una novela policiaca.


Saludos y a disfrutar leyendo.