viernes, 7 de julio de 2017

LAS LÁGRIMAS DE CLAIRE JONES de Berna González Harbour




Título: Las lágrimas de Claire Jones

Autor: Berna González Harbour

Editorial: Destino

Colección: Áncora y Delfín

Primera edición: Junio de 2017

Nº de Páginas: 350

ISBN: 9788423352418

Género: Novela negra, policiaca.





Autora

Nacida en Santander en 1965 es Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, es periodista, analista política y colaboradora cultual. Trabaja en la sección de opinión de El País, donde anteriormente ha sido editora de Babelia, subdirectora del diario y enviada especial a numerosos países en conflicto. Escribe en las secciones de cultura y opinión, y también en Babelia, y participa habitualmente en la tertulia de Hora 25 en la Cadena Ser.
Berna es además escritora de novela negra, creadora de la comisaria Ruiz y está considerada una de las voces más actuales y representativas del género hoy en España
Con Verano en rojo (2012) y Margen de error (2014) creó un personaje particular cuya serie continúa con Las lágrimas de Claire Jones. También es autora de la novela Los ciervos llegan sin avisar (2015).


Sinopsis

La comisaria María Ruiz se encuentra desterrada en una de las provincias españolas más tristes para una investigadora criminal. En Soria el último suceso irresuelto del que se tiene noticia ocurrió en 1954, cuando una mujer que presuntamente asesinó a su marido con matarratas desapareció para siempre. De estar viva, tendría 101 años. Desde que la destinaron a Soria, sacándola de la fiebre de Madrid, la comisaria Ruiz viaja todos los fines de semana a Ávila, donde acompaña en su trance entre la vida y la muerte a su compañero Tomás, que está en coma. Su viejo amigo, el comisario Carlos, finalmente ha conseguido convencerla para que un fin de semana se airee y vaya a visitarlo a Santander. Pero lo que tenían que ser un par de días de tranquilidad se convierte en el mejor incentivo para la comisaria Ruiz. El nuevo caso que Carlos tiene entre manos arranca con un coche abandonado en la zona del puerto. En el maletero, una chica muerta, y en el asiento del copiloto, un ejemplar del periódico The Times con fecha del 15 de octubre de 1998 y una noticia recortada. A estas pistas tendrá que enfrentarse una comisaria a quien el caso no le pertenece, pero que ella sí que necesita para no perder la cabeza y volver a sentirse realmente en activo y cercana a la realidad que mejor la define.

Opinión

El libro que hoy traigo es uno de los regalos que he recibido por conseguir terminar la Yincana Criminal 2017 en la que estuve participando.

A pesar de tener otros libros de ella en mis estanterías me he lanzado a tumba abierta con este y algún rasguño me he llevado por mi mala cabeza. Lo suyo teniendo en cuenta que la protagonista es la misma en tres de ellos, hubiese sido empezar por orden, pero no lo hice y he echado de menos algunos puntos que seguro que están en los anteriores, sobre todo en cuanto a lo que se refiere a la vida personal de la protagonista y la de sus compañeros. Pero tranquilos, si hacéis igual que yo solo se desvelarán unas cuantas pinceladas de los anteriores, no hay unos spoilers traumáticos.

La protagonista es la comisaria María Ruiz de cuarenta años, a las que un superior bastante despótico y con tinieblas en su pasado ha desterrado a Soria, una ciudad muy tranquila en lo que a asesinatos se refiere. Ella a pesar de que está psicológicamente muy tocada ya que tiene a su pareja Tomás, hospitalizado y en coma en Ávila, necesita un aliciente para sobrevivir a la rutina y encuentra un único caso de asesinato sin resolver en 1954. Un caso de envenenamiento en la que la culpable desapareció, y actualmente sería una anciana de casi 101 años.

Su amigo del alma Carlos, comisario destinado en Santander, le organiza un viaje a su casa al que no puede poner peros, ella necesita cambiar de aires y echarle un vistazo a su amigo que se está recuperando de un infarto y no tiene pinta de estar cuidándose.

Con lo que no cuentan es que ese fin de semana aparezca un coche abandonado en una zona de difusas competencias, y mucho menos que en el maletero de dicho coche se encuentre el cadáver de una joven Claire Jones, a la que nadie parece haber echado de menos.

La resuelta María junto con Carlos se lanzarán de lleno a resolver el caso y para ello contarán también con la inestimable ayuda de un reportero, Luna, que intenta sobrevivir en un entorno hostil en el que los habituales medios de comunicación han muerto dando paso al periodismo digital en el que la primicia y los clicks son los protagonistas incluso por encima de la veracidad de las propias noticias. También le echarán una mano antiguos compañeros y amigos de su anterior trabajo, como Martín, a pesar de que ellos no tienen competencias allí.

La trama policiaca está pulcramente descrita, de forma que nos envuelve y nos lleva a una investigación sorprendente en la que podremos conocer a una organización humanitaria como los cuáqueros que con sede en Gran Bretaña tuvieron un papel importante ayudando a personas que huían de España tras la guerra civil.

Conoceremos también el mundo de la noche más oscura, el mundo del sexo comprado y arrebatado, las maniobras que se esconden tras las fachadas de clubes de alterne, donde la droga se convierte también en protagonista y donde conoceremos esa sustancia que está al orden del día y que se utiliza con fines delictivos, como es la burundanga. Las mafias policiales y su forma de actuación están también reflejadas en sus páginas, con sus repercusiones negativas sobre aquellos que realizan escrupulosamente su trabajo.

Pero lo que más me ha llamado la atención ha sido el personaje de Claire Jones una joven desvalida, huérfana, ávida de cariño que perdió a su madre en extrañas circunstancias, que ha tenido una relación enfermiza con su padre hasta que murió y que cae en las redes de un amor tóxico y enfermizo con Marcos que la lleva al límite. Es carne de cañón para una depresión de la que no puede salir y que se engancha con inocencia y desesperación a todo aquello que represente amor, aunque le suponga dolor y humillación.

La autora va alternando las dos tramas de presente y pasado jugando con los tiempos, nos cuenta los últimos días de Claire y las investigaciones legales y otras no tanto del grupo de María.
No se trata de un thriller pero sí de una novela policiaca en la que los personajes, su dolor, su desgarro y sus sentimientos están a flor de piel. La amargura que se cierne sobre Claire y sus reacciones han hecho que en ocasiones se me pongan los pelos de punta por resultarme enormemente familiares.


"El periodismo hoy debía ser veloz que nadie se molestaba demasiado en verificar las fuentes, en cotejar los datos, en contrastar la información"

En conclusión, una buena novela negra que se lee con facilidad, sin paja ni nada superfluo que nos distraiga de lo que nos interesa, que nos adentra en unos submundos que existen tras las fachadas de las pulcras ciudades y que nos invita a conocer más de esa comisaria de desbordante personalidad y entereza. Me ha gustado bastante e intentaré hacer hueco para leer los libros que protagoniza esta policía con garra.

Saludos y a disfrutar leyendo.

domingo, 2 de julio de 2017

AGOSTO. Mes del Thriller



MES TEMATICO DEL THRILLER

Una vez más, Laky desde su blog Libros que hay que leer nos lanza un nuevo reto para el mes de Agosto. Leer y reseñar uno o más libros encuadrados en el género. 
Mi lista de pendientes está repleta de estos títulos, de modo que creo que seré perfectamente capaz de llevarlo a cabo. Como siempre, sigo en mi dinámica de ser poco ordenada y caótica así que hasta que no llegue el momento no sé realmente qué libros escogeré.
Así le ponemos más intriga.




Aquí iré enlazando mis lecturas.

1.


Como siempre a disfrutar aquellos que tienen vacaciones, y si es leyendo, aún mejor.

Saludos