lunes, 24 de abril de 2017

LAS MONEDAS DE LOS 24 de Juan Pedro Cosano



Título: Las monedas de los 24

Autor: Juan Pedro Cosano

Editorial: Martínez Roca

Primera edición: Marzo 2017

Nº de páginas: 512 págs

ISBN: 9788427043275

Género: Novela negra, histórica





Autor
El abogado Juan Pedro Cosano (Jerez, 1960), casado, con dos hijos, accedió al mundo editorial en 2014, cuando su novela El abogado de pobres (Martínez Roca), mereció, por unanimidad del jurado, el «V Premio Abogados de Novela». Le siguieron Llamé al cielo y no me oyó (Martínez Roca, 2015), segunda entrega de las aventuras de Pedro de Alemán, el abogado de pobres del Jerez del siglo XVIII, un personaje soberbio que ha cautivado a miles de lectores; y La fuente de oro (Espasa, 2016) un aplaudido melodrama que retrata el mundo bodeguero jerezano durante los años treinta del siglo pasado. Anteriormente había publicado la novela histórica Hispania (Ed. Ópera Prima, 2003), el poemario La noche calma (Edición Personal, 2007) y la novela negra Las muertes pequeñas (2009).

Sinopsis

Un asesino en serie y una auténtica investigación forense en la que el protagonista arriesga más que su vida.
Esta novela, que se puede leer de forma independiente, es la tercera entrega de las peripecias de Pedro de Alemán y Camacho, abogado de pobres de la ciudad de Jerez a mediados del siglo XVIII y protagonista de El abogado de pobres (Premio Novela de Abogados 2014) y Llamé al cielo y no me oyó.
Al comienzo de esta historia, Pedro se ve obligado a aceptar la defensa de un rico artesano de Jerez, que ha sido acusado de violación por su bella y joven sirvienta. Paralelamente, empiezan a producirse en la ciudad unos crímenes terribles: varias muchachas, relacionadas con las casas más nobles de Jerez, son asesinadas de una manera especialmente violenta y en cada escena del crimen se encuentra una moneda romana.

Opinión

El libro que hoy reseño ha llegado a mis manos en el marco de la Yincana Criminal 2017 y tengo que dar gracias, porque me ha descubierto a un personaje y a un autor que no conocía y que me ha dejado fascinada.

Nos situamos en Jerez de la Frontera en Abril de 1757, Viernes Santo. Dionisia Menéndez regresa de trabajar en la casa del veinticuatro don Jerónimo Enciso del Castillo y es brutalmente asesinada y profanada. Todo apunta a que el asesino puede ser su marido Francisco Porrúa, que de forma habitual la maltrata.

El abogado de pobres Pedro de Alemán será el encargado de defender al acusado. A la vez está asistiendo como letrado al veinticuatro Antonio Galera que se acogió a sagrado al ser acusado por su sirvienta, Evangelina González, de violación. Este último caso lo lleva y ejerce de forma ajustada a derecho y a los intereses de su cliente, pero en contra de lo que le dicta su conciencia. Ley y justicia no van siempre a la par y su buen hacer como abogado le creará numerosos problemas de conciencia.

¿Y qué es un abogado de pobres? Aquí nos vamos a encontrar con una curiosa figura que se trata de un letrado al que se encargaba la defensa de aquellos que no tenían medios para pagar los honorarios de un abogado privado, vamos lo que podría ser nuestros abogados de oficio actuales. Otra pregunta más que nos surge es ¿qué es un veinticuatro? Al parecer se trataba de una curiosa forma de nombrar a los antiguos regidores de ciertas ciudades, como es en este caso Jerez de la Frontera, cargos que en unos casos se adquiría por méritos y en los más por herencia.

El caso de Francisco Porrúa también se complica porque a pesar de que él está convencido de su inocencia y que comienzan a aparecer indicios de que el asesino es otro, la justicia en este caso mira para otro lado y se necesita dar un escarmiento a través de un cabeza de turco, y será condenado a muerte.

Paralelamente la ciudad vuelve a estremecerse con otro brutal asesinato, en este caso el de una costurera relacionada con otro de los veinticuatros. En común con el caso anterior tiene la forma salvaje de haber acabado con su vida, y que en el lugar del asesinato aparece un antiguo denario de plata romano. Lo que en el primer caso pudo deberse a la casualidad, en este segundo ya parece que se trata de una firma.

El atribulado Pedro debatiéndose en un tremendo dilema moral y de justicia intentará por todos los medios averiguar quién es el asesino y sobre todo convencer al juez y a las autoridades de que se encuentran ante un asesino en serie que puede seguir actuando con impunidad ante la pasividad de los jueces y fiscales, siempre luchando contra el tiempo y aquellos que intentan ponerle zancadillas.

Se convertirá en investigador y acompañado por su procurador, Jerónimo de Hiniesta y otros personajes secundarios, realizará todo un proceso deductivo que tiene como base las monedas que se van encontrando junto a los cadáveres de las mujeres que van apareciendo asesinadas.

Gracias al personaje de Pedro y sus andanzas por el palacio de justicia también tendremos un thriller jurídico con una ambientación cuidada al mínimo detalle, con unos procesos judiciales que nos muestran la complejidad del sistema por el que se que se regían durante el siglo XVIII, donde se aprecia una soterrada crítica hacia aquellos que deben hacer cumplir las leyes que no se muestran igual de raudos a la hora de solucionar los casos de distintas clases sociales.

Con todos estos ingredientes y con un estilo característico, un lenguaje de la época, plagado de dichos y refranes que te sacan la sonrisa en más de una ocasión y hace un libro de intriga que no puedes parar de leer, te lleva de viaje por Jerez de la Frontera y te hace un recorrido histórico, en un todo en uno que ya quisiera para sí la mejor agencia de viajes.

Como negativo solo puedo decir que a veces los soliloquios y las torturas mentales de Pedro me han cansado un poco, y que en alguna ocasión me ha agobiado la cantidad de personajes, pero eso no es problema del autor ni del libro, sino de mi propio estado, y el hecho de leerlo en digital que me resulta más dificultoso.

En conclusión un libro para dejarse llevar, aprender historia y disfrutar, que gustará tanto a los amantes de la novela histórica como a los que buscan una novela de intriga, y que recomiendo sin lugar a duda. Seguro que volveré a leer a este autor.

Con este libro participo en la Yincana Criminal en la casilla correspondiente a aquellas novelas que transcurren en la antigüedad.

"Pena por sí mismo, pena por la justicia del rey, pena por las leyes de los hombres, pena por el mundo que le había tocado vivir. Ese mundo en el que la palabra de una dama era prueba y la de una criada era sólo duda."

"Y la culpa se le enredó con la pena hasta convertirse en ira."

"La justicia no busca la verdad, por Dios bendito. Sólo la apariencia, don Pedro, sólo la apariencia."

"El consejo es de las cosas más fáciles de dar y más difíciles de recibir."

Saludos y a disfrutar leyendo.

miércoles, 19 de abril de 2017

LOS DIAS IGUALES DE CUANDO FUIMOS MALAS de Inma López Silva


Título: Los días iguales de cuando fuimos malas

Autor: Inma López Silva

Editorial: Lumen

Primera edición: 1 de enero de 2017.

Nº páginas: 360

ISBN: 9788426403414

Género: Narrativa, intriga.



Autora

Inma López Silva nació en Santiago en 1978. Es escritora y crítica teatral. Se dio a conocer en 1996 con la novela Neve en abril, y pronto obtuvo el reconocimiento del público y la crítica a través de los premios más importantes de la literatura gallega: en 2002 el Premio Xerais de Novela por Concubinas, y en 2008 el Premio Blanco Amor, entre otros, por Memoria de ciudades sin luz.

También pertenecen a su obra narrativa las dos colecciones de relatos Rosas, corvos e cancións y Tinta, la novela cómica No quiero ser Doris Day, así como New York, New York, un texto sobre su vida en Manhattan, y Maternosofía, un ensayo escrito al hilo de su primera maternidad. Los días iguales de cuando fuimos malas, publicada en gallego hace pocos meses, es su novela más reciente y ya ha cosechado el reconocimiento de la crítica y el público de su tierra. Con este espléndido trabajo, la autora se incorpora al catálogo de Lumen.

Inma López Silva es también columnista, traductora de las obras dramáticas de Albert Camus y Jean Genet y autora de una extensa producción ensayística centrada en el teatro.

Sinopsis

Ahí están, charlando en el patio o desfilando en el comedor a la espera de que una compañera les llene un plato de sopa triste. Parecen iguales, presas sin más, pero basta con mirar despacio y afinar el oído para descubrir mundos distintos: Margot, cansada de vender su cuerpo por las calles de la ciudad, se toma un descanso entre rejas. Valentina ha llegado de Colombia con un niño en brazos y muchas preguntas en la mochila. Sor Mercedes cumple su condena con fervor religioso y sin remordimientos. Laura quiso ser bailarina, pero otro destino se impuso, y a menudo contempla la vida entera como si fuera una condena.
Junto a ellas está la escritora, una mujer discreta que emborrona papeles e intenta olvidar locuras pasadas. ¿Qué habrá en estos folios? Nadie sabe, nadie pregunta, pero las historias se cruzan y las páginas ahí están para descubrir qué hay detrás de estos días iguales que se vuelven únicos, espléndidos, en las manos de Inma López Silva.

Opinión

El libro del que hoy os hablo es uno de esos que llegan a ti por una casualidad y por el azar y de repente ves cómo te sacuden por dentro, porque es muy difícil que una vez que lo has leído no hayas notado como se han removido las entrañas, porque las historias que esconde te dan un mordisco en el estómago y difícilmente podrás permanecer impasible.

Aquí tenemos una historia de mujeres, de cinco mujeres que por distintas causas acaban en la cárcel, todas ellas van a ser culpables y estarán ahí porque la ley lo dictamina, y ahora nos corresponde a nosotros dilucidar si eso es justo o no. Porque precisamente lo que aquí se pone en cuestión es la justicia de la vida, no la de las leyes, o al menos es eso lo que me ha parecido a mí.

Tenemos a cinco mujeres cuyas vidas, cruel reflejo de la sociedad actual, han acabado en la cárcel pontevedresa de A Lama. Probablemente si en un momento dado pones la televisión o coges un periódico allí puede estar escrita su historia, y es que su vida es la propia actualidad.

La persona que nos narra es una ex reclusa, Inma La Escritora, que con un amor inmenso, de esos que duelen solo al leerlo va escribiendo a modo de terapia lo que sintió mientras estuvo en la cárcel, y su estado actual en el que no encuentra la inspiración y desgrana sus palabras para que las lea su pareja. Resulta desgarradora la dependencia que tiene ahora mismo de ese amor que le aporta las ganas de seguir viviendo y sorprende curiosamente la poca conexión que tiene durante su estancia en la cárcel, su desapego y cierta apatía hacia las demás reclusas y sin embargo la fuerza que tienen sus reflexiones. No conoceremos el motivo de su encierro hasta bien entrada la novela.

Compañera de reclusión también ha sido Sor Mercedes, una monja y enfermera que arrebató sin ningún pudor hijos a sus padres para dárselos a otras familias más adineradas, esterilizó a mujeres sin su consentimiento y no hay un ápice de de arrepentimiento en ella. Mi relación con ella es difícil de describir, aunque la ira ha sido lo que más relevante, también he sentido compasión por ella en algunos momentos, y cuando la sentía, un halo de culpabilidad me sobrevolaba.

Otra de las reclusas es Margot, gitana de nacimiento, casada por obligación y desterrada de los suyos por haber dado a luz a un niño rubio de ojos verdes al que le arrebataron al nacer y después de dejarla medio muerta en la puerta de un hospital. Aún se pregunta por su madre y su perdón. Desde entonces alterna prostitución y carterismo para sobrevivir y estancias en la cárcel que casi le suponen unas vacaciones de sus tratos con sus clientes. Su sueño, vivir algún día en París y poder abrazar a ese hijo arrebatado. Su historia y lo que hay hasta su llegada al mundo de la delincuencia hace que te den ganas de chillar.

La cuarta reclusa es Valentina, alias Carabonita, una colombiana que fue violada precisamente por su belleza, no encontró apoyo ninguno en su familia y llegó a creer que fue la culpable de su propia violación. Un día sintió que no podía más, cogió a su hijo Daniel y se plantó en la ciudad más próxima donde un listo la cogió bajo su protección y la convirtió en “mula”. Su historia es desgarradora, dolorosa, intensa e inhumana. Su único objetivo conseguir reunirse con su hijo pese a quien pese y haciendo lo que haga falta. Los hombres de su vida han marcado su devenir haciendo de ella lo que es hoy.

El último personaje es Laura, una bailarina de ballet desde casi la cuna, con una trayectoria dirigida por sus padres con este fin, hasta que de repente se hartó y decidió que sería funcionaria de prisiones, nada más lejos de lo que sus padres deseaban para ella. Estudió derecho y consiguió lo que se propuso se sacó las oposiciones y entró a trabajar en la cárcel, se enamoró y se tuvo que desenamorar, y ahora vive transitando y vigilando las galerías con pasos de rítmicos.

Todas han acabado ahí, bajo ese techo, compartiendo las horas interminables siendo ellas mismas, mujeres con garra y fortaleza que por las acciones de los hombres que se han encontrado en su camino, este se ha torcido de forma ineludible. Mujeres que han sentido de una manera u otra el espíritu de la maternidad y eso ha hecho que tengan que tomar decisiones que de otra forma no hubieran tomado.

Destinos forjados con lágrimas y sonrisas, camaradería que surge de vivencias comunes, contado de forma cruda, real y bella, con frases que se marcan a fuego.

Un libro duro, actual que nos muestra vidas que se cruzan, situaciones que sin duda merece la pena leer. Una autora que tiene mucho que decir y lo dice con mimo y con crudeza y a la que que espero que se le reconozca el mérito de haber conseguido una novela tan redonda que no la podéis dejar pasar, os la recomiendo con rotundidad.

“…cuando era niña, le parecía que su padre pegaba a su madre lo normal (…). Una tortura constante, dolorosa, tenebrosa. Alimentada por el pánico de saber con absoluta seguridad que volvería a ser azotada, rota, maltratada.”

“…, también ha descubierto que cuando estás privada de libertad, todo tiempo pasado fue mejor, porque la juventud no vuelve para nadie…”

Muchas gracias a la editorial y a las organizadoras de la Yincana Criminal 2017 por el ejemplar.

Con este libro participo en la Yincana en la casilla correspondiente a uno de los personajes es abogado.

Saludos y a disfrutar leyendo

domingo, 16 de abril de 2017

NO NOS DEJAN SER NIÑOS de Pere Cervantes

Título: No nos dejan ser niños

Autor: Pere Cervantes

Editorial: Ediciones B

Primera edición: julio 2014

Edición: Círculo de Lectores

Nº de Páginas: 239

ISBN: 9788467262360

Género: Novela negra, policiaca

Autor

Pere Cervantes, nacido en Barcelona en 1971, es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona, desde 1991 trabajó para la ONU y la Unión Europea en Comisión de Servicio, y durante dos años y medio en Kosovo y Bonia Herzegovina como responsable de restablecer la convivencia entre serbios-albaneses-bosnios-croatas en un mismo territorio y planificar su seguridad. Fruto de esa experiencia escribió su primera novela Trescientos sesenta y seis lunes (Editorial Triángulo Escaleno, 2004). Es autor también de La soledad de las ballenas, Tranki pap@s y Rompeolas.
Formado como Guionista en la Academia Internacional de Cine de Barcelona, es autor de diversos cortometrajes y del guión de largometraje Triste y azul (actualmente en estudio por la productora barcelonesa Alter Ego).
Coach Profesional Certificado-CPCO por el Instituto internacional Olacoach, con experiencia profesional desde el año 2008.
Colabora en Onda Cero Castellón en los programas de las mañanas con la periodista Lorena Pardo. 

Sinopsis

Los asesinatos en la isla de Menorca de dos mujeres de edad avanzada y los idénticos escenarios donde han sido cometidos, llevan a la investigadora María Médem a la primera conclusión de una investigación compleja; hay un asesino en serie en las calles y ninguna pista fiable para detenerle.
Sobres de azúcar con inscripciones literarias, la misma canción de Raphael sonando en el ordenador de las víctimas, un olor a hierbabuena impregnado en el ambiente y una limpieza exagerada en los domicilios, son los únicos hilos desde los que tirar. 
Su pasado como investigadora de homicidios en Barcelona, las viejas amistades que revuelven su corazón y la presencia de una suegra insoportable, formarán un viaje de ida y vuelta en el que no sólo tendrá que luchar por descubrir al culpable sino también por tomar decisiones personales. 

Opinión
Tenía este libro esperando el momento adecuado y lo he encontrado con la excusa de la participación en la Yincana Criminal 2017.

La historia transcurre en la isla de Menorca y va a comenzar con el descubrimiento de los cadáveres de dos mujeres de avanzada edad, lo que en un principio parecía un suicidio no es tal, sobre todo cuando se encuentran determinados indicios que hacen dudar, en los dos lugares encuentran elementos comunes y cuando se realizan las autopsias se confirma que han sido asesinadas. Una de los elementos comunes es que en el lugar de los hechos se reproduce una y otra vez en bucle en el ordenador, una canción de Raphael, No nos dejan ser niños.

María Medem será la encargada del caso, a pesar de estar destinada en la oficina de denuncias, recién incorporada de su baja maternal, pero su pasado como prestigiosa profiler hará que sea reclamada por el equipo que llega de Madrid para investigar los casos. Ese equipo se encuentra encabezado por Roberto Rial, responsable de la unidad de Homicidios de la central en Madrid, que encima fue su antigua pareja y al que quiso olvidar poniendo tierra de por medio y marchándose precisamente a Menorca, y un crack informático Álvaro Aldea que está como quien dice en pañales en este tipo de investigaciones.

Reencontrarse con su pasado supone un fuerte choque emocional para María, que ahora está casada con Bruno un hombre al que ya no reconoce, y sobre el que no tiene claros sus sentimientos, entre otras cosas porque se pasa la mayor parte del tiempo en Shangái, por motivos laborales. Para sentirse aún más insegura acaba de ser madre de Hugo un pequeño que reclama su atención y al que para cuidarlo ella tiene que hacer numerosos malabares con cuidadoras y tiempo. Si había algo más para trastornar el precario equilibrio en el que María comienza a estar inmersa, lo hará en forma de suegra, y es que Amparo García, madre de Bruno  llega con una maleta y amenaza con quedarse.

Todo se va volviendo más asfixiante y precipitado al aparecer un nuevo cadáver, que todo apunta que está en el entorno de la propia María. Y aquí es cuando aparece la auténtica pesadilla, más incluso que la de los propios crímenes y es la vida de María, en la que el autor ha sabido volcar toda la presión que tiene una mujer en la actualidad. Tiene que trabajar ahora sin horarios, sin nadie que realmente la apoye, su única amiga y vecina está emprendiendo un nuevo proyecto, muy original todo hay que decirlo y depende de cuidadoras que la mirarán por encima del hombro al ver cómo en cierto modo antepone su papel de investigadora al de madre, pero eso no es realmente así, no puede ser una súper mamá, y en ningún momento olvida su papel de madre. Se ve presionada por sus jefes, por sus roles y por sus sentimientos. Solo encuentra escape cuando se traslada en bicicleta de casa a la comisaría, son sus únicos instantes de real intimidad.

Pero lo que más angustia me ha producido es su relación con su suegra, esa mujer malvada, maligna, que transforma lo que hasta ahora había sido su hogar en un campo de batalla cruel, lleno de mentiras, odio y luchas de palabras, autentica esgrima que va donde quieren ambas, directas al corazón. Esa maldad y el miedo que siente María por su hijo se me quedaron pegados al estómago a lo largo de todo el libro y mucho tiempo después, porque soy consciente de que existen personas así.

Con estas dos sensaciones de vulnerabilidad, la que traen los asesinatos en una isla pacífica donde no parece que pueda ocurrir nada malo, y con la que se puede sentir en tu propia casa donde puede aparecer en cualquier instante un potencial asesino, rompiendo las reglas de mi casa es mi castillo, son con las que me quedo, así como la lucha por la conciliación laboral que sufren miles de mujeres en un mundo hostil en el que los hijos se ven como un problema o una debilidad.

Me estreno como he dicho antes con este autor y estoy segura de que lo seguiré leyendo, que me ha dejado con mucha curiosidad.

En conclusión tenéis una buena novela negra con unos personajes muy bien dibujados, donde la mujer es protagonista, donde nadie es lo que parece y donde aprenderéis a valorar la vida que es nuestro bien más preciado; con diálogos creíbles llenos de fina ironía que os harán dibujar más de una sonrisa. Os la recomiendo sin dudar.

“La vida ya me había enseñado que todo se evapora y que tratar de prolongar un momento era un gran error”. Pg. 107

“La vida, como nosotros, también se acoge al derecho de guardar silencio…” Pg. 232

Como ya he dicho antes, con esta reseña participo en la Yincana Criminal 2017, en el casillero correspondiente a la acción que transcurre en una isla.


Saludos y a disfrutar leyendo.

sábado, 15 de abril de 2017

MAYO. MES DE LA METALITERATURA.

Una vez más Laky del blog Libros que hay que leer trae su mes temático en este caso  el mes dedicado a la metaliteratura, o sea libros que tengan protagonistas otros libros, su proceso creativo o bien  de escritores, de lectores y demás.

Tengo en mis alforjas literarias varios libros que se pueden encajar en este mes y aprovecharé para leerlos y reseñarlos.

Es un reto que me apetece y que seguro que disfruto.




Aquí iré enlazando mis reseñas para que podáis encontrarlas.

1. 


Saludos y a disfrutar leyendo.

martes, 11 de abril de 2017

EL LADRÓN DE VÍRGENES de David de Juan Marcos



Título: El ladrón de vírgenes

Autor: David de Juan Marcos

Editorial: HaperCollins Ibérica

Nº de Páginas: 256

Primera edición: 1 de marzo de 2017

ISBN: 9788491390466

Género: Narrativa, intriga.




Autor

David de Juan Marcos, nacido en Salamanca en 1980, es licenciado en Biología por la Universidad de Salamanca y máster en Gestión y Conservación de la Naturaleza y en Desarrollo Sostenible. A lo largo de su vida profesional ha trabajado como técnico de espacios naturales y como consultor medioambiental tanto en España como en el Reino Unido. Actualmente es profesor de educación secundaria e imparte clases de ciencias y de inglés.
En su faceta literaria ha visto premiados y publicados la mayoría de sus relatos, entre los que podemos encontrar Mi niño viejo (Premio Internacional de Relatos Cortos Cruzando Culturas), De piratas y ladrones (Certamen Internacional Relatos Cortos, Cortos), El día que nevó sobre el naranjo (Ediciones La Palma, Fundación Antonio Gala) y Desencuentro, que forma parte del libro Cuentos para sonreír. Antología (Editorial Hipálage, 2009).
En 2005 con su primera novela El baile de las lagartijas es galardonado con el Premio Internacional de Novela Ciudad de Valencia Vicente Blasco Ibáñez. La mejor de las vidas fue su segunda novela.


Sinopsis

«Cómo iba a saber que aquel hombre traía la muerte consigo. Debí darme cuenta por su olor a cebolla rancia. Debí darme cuenta cuando la leche cuajaba a su paso en los cubos de metal. Cuando las palomas morían desplumadas por la tiña, o porque allá por donde pasaba doblaba los racimos y dejaba una pestilencia a plomo de preludios de tormenta de verano.
He de reconocer que en nuestras pesadillas siempre supimos que volvería, que algún día subiría el caminito en forma de culebra cercado de castaños y sus botas embarradas cruzarían con un ímpetu desordenado la única puerta de la casa por donde entraba el sol. Se sentaría en la mesa de tarugos sin pulir con la cuchara de latón y esperaría a que se le sirviera de comer como si nada hubiera pasado.
Como si no nos hubiera arrancado la alegría del pecho. Era mi padre».

Después de quince años de misteriosa ausencia, Andrés Pajuelo regresa a su casa para proyectar el robo de una serie de valiosas obras de arte religioso. Para ello necesitará la ayuda de sus dos hijos, del melindroso prometido de su hija y de un enigmático gigante experto en teología y en arte sacro. Cuando todo parece estar listo para ejecutar el último y más lucrativo de los robos, es acusado de varios asesinatos. Para sorpresa de toda su familia, Andrés reconocerá al instante su culpa ahorcándose en público.

El ladrón de vírgenes es una reflexión sobre las mentiras que encierra toda religión y sobre la importancia de la religiosidad en la condición humana. Un análisis sobre los límites de la traición, la lealtad y la fuerza de las promesas. Un certero homenaje a la tradición oral de contar historias.

Opinión

Cuando me tocó este libro de David de Juan Marcos me dio un alegrón, porque el año pasado leí La mejor de las vidas, también en una lectura conjunta y lo disfruté mucho por su prosa poética y por el carácter reflexivo e intimista de la historia
.
En este caso el tipo de novela cambia bastante, llevándonos a una novela de intriga, pero con esa forma de narrar que ya va siendo marca de la casa y que se desliza llena de frases y reflexiones que te acompañan y las guardas.

Aquí la narración nos la hace Cirilo en primera persona, casi un niño cuando ocurren los hechos. Para él y para la familia es un impacto total la llegada del padre ausente. Lo que hasta ahora había sido una sombra que se cernía sobre ellos y sobre la actitud de la gente con ellos por ser familia de Andrés Pajuelo. Todos tienen mucho que decir y sin embargo cuando como si nada aparece quince años después, todos tragan y lo incorporan a su vida, a pesar de que les dará un enorme vuelco.

Viene acompañado de un gigantón amable y bonachón, Julio Ramón, que parece adorarlo y a través del que con numerosas y trascendentales charlas, Cirilo se enterará de una parte del pasado de su padre. Julio Ramón era un sacerdote católico que perdió la fe en la iglesia y la abandonó, Andrés Pajuelo lo reclutó como experto en arte para su banda de expoliadores de iglesias que es en lo que se ha convertido. Pero para su próximo gran golpe necesitará aún más ayuda, así que reclutará a la fuerza…o no, a su hijo mayor Matías y a un pobre bobo novio de su hija Valeria, Jacinto el Mulas  obsesionado por ser aviador que vive siempre dándole cuentas de todo a su madre.

El miedo al recién aparecido se instala en la casa y todos acatarán las órdenes de ese baile que ha orquestado Andrés alrededor de sus chanchullos con el padre Honorio mientras busca un tesoro que se encuentra escondido en viejas iglesias de la comarca.

La desaparición de dos gemelas, Leonor y Analía será el detonante final que hará que la acción se precipite.

Tras esa trama de ladrones de arte se esconden unos sentimientos tan viejos como el mundo, amor, venganza y ambición, y con ellos el autor hace una incisiva crítica al expolio al que ha sido sometido el patrimonio de numerosos lugares por parte de desaprensivos que únicamente buscan el lucro personal ya sea en forma monetaria o en forma de ascensos y prebendas. La vergüenza y la venganza serán también los protagonistas de esta historia que no tiene una ubicación precisa ya que está situada en todos los lugares de esa España profunda, en una posguerra llena de prejuicios y odios.

Es también una novela de personajes muy bien trabajados y dotados de características inherentes a la naturaleza humana, con aristas y recovecos que nos muestran que en las personas las cosas no son blancas o negras, sino que están dotadas de un amplio espectro de grises.

El final es sorprendente y estremecedor, y te deja con un sabor amargo como corresponde al drama que se esconde entre sus páginas.

En definitiva, lo que vais a encontrar es un libro de intriga y acción, pero con mucha reflexión, con un ritmo que te hace querer devorar las páginas, pero con una prosa llena de riqueza que hace que tú misma bajes la marcha para ir dejándote llevar, dejándote seducir por su danza armoniosa de palabras y que te regalará frases que seguirán contigo mucho después de finalizarlo. Un placer que realmente he disfrutado mucho.


“La historia la cuentan los vencedores, pero los sueños los guardan los vencidos.” 

“Sus silencios eran barricadas y su voz el arma arrojadiza del que se sabe dueño de todo su poder.”


“, escupió la vieja su rabia contra el suelo, y a los guardias les entró la duda del que ostenta todo el poder pero no sabe mandar.”

Muchas gracias a los blogs organizadores de la lectura conjunta y a la editorial y al autor por el ejemplar.

Saludos y a disfrutar leyendo.



domingo, 9 de abril de 2017

UN LUGAR A DONDE IR de María Oruña

Título: Un lugar a donde ir

Autor: María Oruña

Editorial: Destino

Colección: Áncora & Delfin

Primera edición: 21/02/2017

Páginas: 518

ISBN: 9788423351855

Género: Policiaca




Autora

María Oruña (Vigo, 1976), gallega de padre cántabro, desde pequeña visita con frecuencia Cantabria. Allí ha ambientado Un lugar a donde ir y su novela anterior, Puerto escondido (Destino, 2015), un exitoso debut en el género negro que ha sido traducido al alemán, el francés y el catalán. En ambas novelas los protagonistas son los paisajes cántabros y el equipo de la teniente Valentina Redondo, que se ha ganado el cariño de miles de lectores. Oruña es abogada y actualmente compagina esta profesión con la escritura. Ya está trabajando en su próxima novela. 


Sinopsis

Han transcurrido varios meses desde que Suances, un pequeño pueblo de la costa cántabra, fuese testigo de varios asesinatos que sacudieron a sus habitantes. Sin embargo, cuando ya todo parecía haber vuelto a la normalidad, aparece el cadáver de una joven en La Mota de Trespalacios, un recóndito lugar donde se encuentran las ruinas de una inusual construcción medieval. Lo más sorprendente del asunto no es que la joven vaya ataviada como una exquisita princesa del medievo, sino el objeto que porta entre sus manos y el extraordinario resultado forense de la autopsia.

Cuando hasta los más escépticos comienzan a plantearse un imposible viaje en el tiempo, comienzan a ocurrir más asesinatos en la zona que parecen estar indisolublemente unidos a la muerte de la misteriosa dama medieval.

Mientras Valentina Redondo y su equipo investigan los hechos a contrarreloj, Oliver Gordon, ayudado por su viejo amigo de la infancia, el músico Michael Blake, buscará sin descanso el paradero de su hermano Guillermo, desaparecido desde hace ya dos años, y descubrirá que la verdad se dibuja con contornos punzantes e inesperados.



Opinión

Este libro que traigo hoy llegó a mis manos gracias a los sorteos exprés que se han llevado a cabo dentro de la locura que está siendo la Yincana Criminal 2017, una locura que tan buenos ratos nos está haciendo pasar.
Valentina Redondo y Oliver Gordon, los protagonistas de Puerto escondido, la anterior novela de esta autora, están intentando consolidar su relación a pesar de los miedos de ella. La casa rural de Oliver, Villa Marina, está yendo viento en popa gracias al buen hacer de su amigo, el músico Michael Blake que pone su granito de arena en las comidas y en el ambiente sonoro.

Todo va bien aunque Oliver está muy preocupado por la desaparición de su hermano Guillermo que hace ya dos años que no da señales de vida, por lo que además de las indagaciones que está haciendo la policía, él comenzará a realizar las suyas propias, también con la ayuda de su amigo.

Mientras tanto Valentina se enfrenta a un asesinato muy impactante en el que encuentran a una mujer con ropajes medievales en mitad de las ruinas de la Mota de Trespalacios, la puesta en escena es espectacular y el cadáver no presenta ningún tipo de herida ni marcas en su cuerpo, y todos empiezan a hablar de ella como la princesa medieval que parece haber traspasado una puerta del tiempo.

Pronto aparecerá otro cadáver, en este caso el de un hombre, en las marismas de Oyambre, y que tendrá un punto en común con la princesa de la Mota, lo que les hará plantearse que pueda tratarse de un asesinato en serie, con el problema añadido de que los lugares donde han aparecido son bastante emblemáticos, la prensa pronto se les echará encima y los principales sospechosos se encuentran entre los cientos de asistentes a un Congreso de Internacional de Espeleología, que se está celebrando en la Universidad de Comillas. Todo un reto de diplomacia y buen hacer para no dejar en mal lugar a todas las instituciones que se hayan implicadas.

La autora nos va a llevar de la mano en la investigación en tiempo actual, y a la vez nos va a llevar al pasado donde se gestaron las amistades de los protagonistas, sus excursiones y sus retos. Un paseo turístico e informativo que en mi caso me di tras haber terminado la lectura. Siempre me gusta imaginar y luego comparar con los lugares reales, nunca al revés.

Las piezas del puzzle las va ir encajando de forma minuciosa e inteligente haciendo que no solo disfrutes de la lectura con la intriga de la resolución de los casos, sino con toda la información que aporta de lugares, unos conocidos y otros no tanto. El paseo por Puente Viesgo, sus cuevas y grutas que yo ya conocía, han supuesto un plus para mí, como ocurre siempre que reconoces el lugar donde se lleva a cabo alguna escena. Aquí quizá ha pecado un poco de exceso de información, que quizá no hubiese sido necesaria, y que en algún momento me ha enlentecido la lectura, pero a pesar de todo ha sido muy interesante.

En resumen con Un lugar a donde ir nos vamos a encontrar una novela policiaca muy bien trazada y armada, con unos personajes bien descritos, tanto principales como secundarios, un paseo por Cantabria y sus paisajes que hacen que la lectura se haga muy amena y agradable, y que hace esperar que haya una nueva entrega con los mismos personajes. Os lo recomiendo.

Con esta novela participo en la Yincana Criminal 2017, en la casilla correspondiente a una novela policiaca.


Saludos y a disfrutar leyendo.